Responsabilidad Social: Adiós a la indiferencia

El viento helado en las punas que sobrepasan los 4000 m.s.n.m. no cree en nadie.

Vivir en un campamento minero es una experiencia diferente, llena de retos y sacrificios. Significa para un grupo humano, los que vienen de otras provincias, el alejamiento temporal de sus seres más queridos, del calor del hogar. También significa de lugares hermosos, de gente amable que habita espacios privilegiados rodeados de vida, de historia, custodiados desde siempre por sus entrañables y poderosos Apus.

El Perú, al igual que nuestros hermanos países latinoamericanos, es generoso en ofrecer sus riquezas minerales a lo largo y ancho del territorio, permitiendo el asentamiento de diversas operaciones mineras, sean a tajo abierto o subterráneas, todas ellas se encuentran rodeadas por un hermoso manto celeste con sus nubes y estrellas casi alcanzables. Cada operación minera representa un micro cosmos cultural fiel reflejo de una realidad social multicolor conformada por cientos de seres humanos con significados culturales diversos pero que comparten una misma visión, un mismo sueño: construir un país mejor.

Tan lejos y tan cerca

Es común ubicar cerca de las operaciones mineras diversas comunidades alto andinas conformados por seres humanos que enfrentan día a día una realidad social-económica que los golpea en el rostro dibujando en ellas heridas y cicatrices de miseria. La pobreza, desde siempre, habita con ellos y se expande siendo ésta un legado generacional, aún hoy en día, transmisible de padres a hijos.

¿ Filosofía social en la minería peruana ?

En los últimos años en el Perú se han desarrollado programas y actividades de proyección y promoción social enfocadas, en un primer momento, bajo una concepción parcial o nula sobre la importancia de una Gerencia Social dirigida a la Productividad Social y a la Responsabilidad Social.

Actualmente la gran minería se encuentra desplegando un mayor involucramiento e información sobre el tema, incorporando metodologías, técnicas y estrategias enmarcadas en una responsabilidad social asumida con compromiso social.

Es interesante apreciar los cambios producidos en la lógica empresarial minera (de una tradicional a una moderna), en sus comportamientos y conductas sociales. Aquella visión contemporánea de la edad media en donde el impacto entremezclado de industrialización, totalitarismo y tecnología ajena a un compromiso y diálogo con la sociedad deja paso a otra más conciente e involucrada en mejorar la calidad de vida de miles de peruanos.

Este compromiso implica la constitución de una Política Social voluntaria y no impositiva. Cada operación minera y su respectivo Programa de Responsabilidad Social deben de situarse desde una perspectiva que defienda la libertad, la dignidad humana, la democracia y la justicia social. Es hacer de esa filosofía una actitud de progreso y bienestar social dirigida a sus trabajadores y a la sociedad en su conjunto.

Midiendo lo intangible

Nuevas formas de hacer las cosas se abren paso en este mundo de hoy y también del mañana.

Herramientas de gestión empresarial como el Balance Social, la auditoría social, los indicadores de gestión y de control interno permiten a la empresa reunir información cuantitativa y cualitativa orientadas a mejorar el cumplimiento de la responsabilidad social. Posibilitan la medición eficaz del impacto del cambio social a través del diseño de indicadores sociales que le permitan a la empresa medir y evaluar lo realizado no sólo fuera de la empresa sino internamente.

Una de las categorías referidas a los indicadores de gestión es la relacionada a los indicadores de equidad, los cuales miden la forma cómo la empresa retribuye a sus grupos de interés: accionistas, trabajadores, sociedad, Estado. Los índices de equidad cada vez son más importantes pues constituyen componentes fundamentales del Balance Social de las empresas que implementan responsablemente programas y proyectos serios basados en un efectivo y real compromiso.

La Responsabilidad Social plantea la necesidad de promover una mentalidad empresarial donde los criterios de calidad, eficiencia, eficacia y sostenibilidad respondan a lo productivo, al rol ético y al fortalecimiento del diálogo y la concertación entre los diferentes actores sociales que participan en la construcción de un país con desarrollo social y equidad.

El frío intenso de la madrugada se aleja, felizmente una tacita de café caliente nos alegra el corazón y las ganas de vivir.

Autor: Gustavo Quiquia

Egresado de la facultad de Trabajo Social, por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Actualmente se desempeña como Superintendente de Relaciones Comunitarias – Proyectos, en la Compañía Minera Milpo S.A.A. Cuenta con experiencia profesional en el Proyecto de Exportación de Gas Natural Licuado, PERU LNG (SK, Hunt Oil, Repsol); en la Pontificia Universidad Católica del Perú; Compañía Minera BHP Billiton Tintaya S.A.; Minera Yanacocha S.A. Ha publicado artículos en revistas nacionales e internacionales, además de ser el coordinador de edición del libro Sistema de Gestión del Tiempo en Operaciones Mineras, publicado en marzo de 2007.


Sponsors

Mundo Sueldo
Mapfre
Eventos Greco Tours